Rojo como el cielo

Calificación: 
5
Average: 5 (1 vote)
Author(s): 

Bortone, C. (Productor). (2006). Rojo como el cielo. Italia: Orisi Produzioni.

Rojo como el cielo es una obra, basada en una historia real, en la que los sonidos y los objetos más desapercibidos y a veces inútiles toman vida. En esta, el fracaso, el miedo y la impotencia son temas que florecen, pero que, al mismo tiempo, son opacados por el sonido del esfuerzo, la esperanza y la imaginación.

Dirigida por el italiano Cristiano Bortone, autor también de Oasi (1994) y Coffe (2016), entre otras, recrea la poética historia de un niño invidente (Mirco Mencacci) que de manera ingeniosa logra ver y representar el mundo. Mirco, un chico de 12 años, por causa de la curiosidad sufre un accidente que lo priva de la vista. A raíz de esta situación debe separarse de sus padres para asistir a una escuela de niños especiales, donde la adversidad y el apoyo de un gran maestro y de sus amigos, lo hacen destacarse en la reproducción de sonidos que recrean de manera magistral el mundo y las historias.

Rosse como il cielo, como se titula originalmente, es una espléndida obra; en primer lugar, su bella historia, en medio de su sencillez se torna perfecta e inspiradora: invita a reflexionar sobre el papel de los amigos, el apoyo de los padres y la influencia de los maestros en la vida y desarrollo de un individuo. Refleja un sentido de amistad que sensibiliza y conmueve a tal punto que se logra volver a creer en la armonía. También, muestra cómo la educación en algunas partes del mundo está sometida por regímenes que, de acuerdo con un enfoque, pueden hacer de los estudiantes individuos capaces de crear o simplemente de obedecer. En segundo lugar, esta es una historia que evita bifurcaciones, se centra en el eje principal de la trama y lo desarrolla al ritmo que necesita la historia, ofreciendo pistas que atraen y conmueven cada vez más al televidente. Por su parte, la música, la fotografía y las escenas (sobre todo la final), que recrean la imaginación de Mirco y sus amigos a partir de sonidos, cierran con broche de oro la obra de Bortone.

En conclusión, Rojo como el cielo, desde la bella Italia, el calor familiar, la amistad incondicional y el régimen de una escuela para niños especiales conmueve, al demostrar que ante toda dificultad, por más extrema que sea, siempre hay una salida. En fin, esta es una excelente película para disfrutar, degustar y pensar.