Paterson

Calificación: 
4
Average: 4 (1 vote)
Author(s): 

Jarmush, J. (Director y escritor). (2016). Paterson. U.S.A.

Paterson duerme con su esposa. Toma en picada. Se ve la cama. Las mesas de noche.  Los dos cuerpos frente a frente. Aparece un letrero blanco que dice lunes. Paterson abre los ojos. Se despierta. Se voltea y mira el reloj. Hablan. “Tuve un sueño hermoso”, dice ella. “Tuvimos dos hijos grandes. Gemelos”. “Si tuviéramos niños, ¿te gustaría que fueran gemelos?”. “Sí. Gemelos… ¿por qué no?”, responde Paterson. Primer día de la semana. Se levanta. Se sienta en la mesa de la cocina a comer cereal.

            La película del director norteamericano, Jim Jarmush, nominado y ganador en varias ocasiones en los premios Cannes, narra la historia de Paterson: un poeta que vive en la ciudad con su mismo nombre y que trabaja en una empresa de transporte. La cinta cuenta con la actuación de Adam Driver (Paterson) y  Golshifteh Farahani (Laura, la esposa). Fue estrenada en 2016 y retrata el día a día de este escritor: la relación en pareja, su perro Marvin, su trabajo como conductor de bus, y los momentos de contemplación y soledad en los que escribe.

            “La belleza de la vida está en los pequeño detalles, no en los grandes eventos”, dice Jarmush. Y, efectivamente, así es la vida y la poesía de Paterson. Mientras come cereal coge una pequeña caja de fósforos. Los mira. Le da vuelta a la caja. “Tenemos un montón de fósforos en nuestra casa. /Los tenemos a mano siempre. /Tenemos un montón de fósforos en nuestra casa”.

            Así  narra la voz en off de Paterson el primer poema de la película. Un poema a los fósforos. Esta voz se repite durante todo el largometraje. Él camina por la ciudad, baja unas escaleras, anda por las calles, y llega al trabajo. Las escenas se repiten. Primero lunes, después martes, y así, el día a día de una vida rutinaria. De un hombre cualquiera.

            No hay grandes situaciones. Solo un andar lento. Escuchar las conversaciones de los pasajeros. Volver a la casa. Estar un rato con su esposa. Sacar a pasear al perro, y volver al mismo bar de siempre. Ahí, en la barra, a tomarse una cerveza. No hay grandes conflictos. Esa es toda la vida del protagonista. Eso y el encuentro causal con distintas parejas de gemelos que aparecen una y otra vez como en la primera escena: en el sueño de la esposa.

            Jim Jarmush se caracteriza por esta narrativa sencilla de la vida de las personas. Por construir personajes sensibles donde se hace relevante los encuentros y los eventos cotidianos. Jarmush refleja esa sencillez en la película por medio de escenas largas, grandes pausas y silencios.

            La película transita despacio, como la vida y la poesía de Paterson. Para aquellos que disfrutan la fotografía, los diálogos cortos, las conversaciones ajenas y, como no, la poesía, les recomendamos ver la película del director Jim Jarmush, el cual construye una serie de imágenes que, poco a poco, elaboran lo que podría ser el gran poema de Paterson.