violencia

Imagen tomada de Pixabay

Cuando llegué al parque de los Arrapios, emplazamiento usualmente desprotegido y deshabitado, divisé un hombre sentado en la mitad de las escaleras. Al subirlas y pasar cerca de él, me miró con lascivia y se dirigió a mí en los siguientes términos: “ush mami, cómo estás de hermosa, cómo te verías sin ropa”. Antes de pensar en tratar de conservar la calma, ya había apretado mis puños y estaba subiendo a toda prisa por las escaleras sin mirar atrás.

Imagen tomada de Pixabay

Un celópata puede matar, un celópata puede dañar a quienes cree quieren robar a su "amor". Yo solo pedí al juez que la internaran y tratarán su patología, pero aún a pesar de tantas muertes por celos, se sigue creyendo que sin celos no hay amor.

Imagen tomada de Pixabay

¿El ser humano es violento por naturaleza? Muchas investigaciones han tratado de acercarse a la verdad sobre este planteamiento y, respecto a ello, las opiniones se dividen en dos grupos, sugerentes por lo demás. 

Así, las armas blancas llegaron hasta nuestros días y los genes de sus antepasados siguen imponiéndose con violencia. Sólo en Colombia, en 2012, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, realizó 2.472 necropsias por esta causa. En 2013, la cifra fue de 2.188 personas, y en 2014 el Instituto reportó 2.416 muertes con armas blancas. Una suma, en los últimos tres años, de 7.076 decesos violentos, gracias a los oficios letales de estas armas frías y curvilíneas.

Suscribirse a RSS - violencia