poesía

Imagen tomada de Pixabay

Daniel Morales presenta su poema titulado "Lagrimitas sesgadas", versos que se dividen en dos partes, cada una de ellas casi que evocando aquella perdida nostalgia del individuo que ayer vivió y hoy prosigue en su desatino, marcado por un pasado recóndito y ensordecido de memorias. 

Imagen tomada de Pixabay

El desierto sigue creciendo, un nuevo aporte de Jeremy Gualdrón a nuestra línea editorial de Águilas y Moscas. Poema somero y de un talante ácido, se precipita como la incesante continuación, no solo de su poema El desierto crece, sino del agobiante desasosiego característico de la voz lírica perenne en su obra. 

Imágen original de la portada

Michael Benítez Ortiz (Bogotá, 1991) ha publicado Bogotrash (Cuentos, Argentina, 2014), Lo que quería decir era otra cosa (Poesía, Colombia, 2019); las plaquettes El nadaísmo me lo mama en reversa (Ensayo, Colombia, 2017) y la trilogía Papeles para leer… (Poesía, Colombia, 2014, 2016 y 2018). Compiló y editó el libro Cumpleaños del Tiempo de la poeta María de las Estrellas.

Imagen tomada de Pixabay

Autogol, de Diego Higuera, es el grito indignado del habitante de aquel país sin memoria, demente y futbolero como ninguno: Colombia. Pide a Dios que ayude al fútbol / Ya que se olvidó del país / Y ahoga tus penas en licor báquico.

Imagen tomada de Pixabay

Recomendado del editor. Dos poemas de Diego Higuera de lenguaje poético y calidad de imágenes excepcionales. Se presentan, a saber: Una bitácora al mar, imprenta de amores e inflexibles sentimientos. Otro sueño, de encantamiento sin par. Poesía de alta alcurnia para deleitarse y afilar los sentidos. 

Imágen tomada de Pixabay

Poema de Juan Francisco García, que lleva por título [Me faltas]

Imagen tomada de Pixabay

Tres poemas de Violeta Villalba tomados de Fragmentaria (La Jaula Publicaciones, 2016)

Imagen tomada de Pixabay

Seis poemas de Violeta Villalba tomados de Prisión voluntaria (Buenos Aires Poetry, 2018).

Imagen tomada de Pixabay

Tres poemas de la obra "Poemas de la guerra y la paz" de Antonio Acevedo Linares. 

Imagen tomada de Pixabay

El oficio de la poesía es un oficio de la soledad pero de una soledad solidaria porque el poeta no está solo, el poeta está consigo mismo. Una soledad que se alimenta como cuervos y que le sacarán los ojos, el corazón y la vida.

Páginas

Suscribirse a RSS - poesía