literatura

Ahora las cosas han cambiado, luego de tantos años de aquel lúgubre y espeluznante periodo. El traje de verdugo se convirtió en traje elegante y corbata a la moda, la excusa de salvación divina fue cambiada por la protección de la sociedad y el discurso en nombre del todopoderoso está en manos de los todo-poderosos del mundo.

Imagen tomada de Pixabay

Hay que entender el matiz patriótico de este cuento. El tema expuesto durante toda la narración es el patriotismo, el cual palidece ante la hipocresía de unos cuantos que prefieren sacrificar cualquier cosa, inclusive a la propia patria, para buscar su propio beneficio; y son estos, los más cobardes, los que indudablemente terminan ostentando posiciones de poder en el Estado.

Imagen tomada de Pixabay

Y el poema, que históricamente proviene del acto verbal, no es la única vía de acceso a la poesía sino que ella se encuentra incluso, como dijo Luis Rogelio Nogueras, hasta “en la conversación del café”, o en el arte, en un dibujo, en la prosa, en la escultura, en la canción, en la mirada… y la lista podría tomarnos unas veinte vidas más.

Juzgar si vale la pena vivir es la pregunta que cada quien en su intimidad se ha formulado al menos una vez.  El suicidio es un fenómeno complejo de nivel mundial que reporta más muertes anuales que el conjunto de las 500.000 personas que son víctimas de homicidio, o de las 200.000 que mueren a causa de un conflicto bélico.

Pareciera ser que ya ni siquiera es posible poseer opiniones propias, que no sean fruto de un maquinismo y una manipulación de terceros. De semejante talante, surge la no tan descabellada idea de que pensar es un asunto pasado de moda, y con ello, el mismísimo ensayo se ubicaría en un fatal estado de desprecio, lamentable en todas las medidas.

Así, las armas blancas llegaron hasta nuestros días y los genes de sus antepasados siguen imponiéndose con violencia. Sólo en Colombia, en 2012, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, realizó 2.472 necropsias por esta causa. En 2013, la cifra fue de 2.188 personas, y en 2014 el Instituto reportó 2.416 muertes con armas blancas. Una suma, en los últimos tres años, de 7.076 decesos violentos, gracias a los oficios letales de estas armas frías y curvilíneas.

Suscribirse a RSS - literatura