espejo

Fotografía original

Los zancudos tenemos alma. ¿Lo sabía? Claro: nadie se da cuenta porque la piel cubre la sangre humanoide, y nadie ve el panorama en el tono rojo con que se pone todo cuando chupo y chupo de estos seres, como si las cosas necesitaran derramarse sobre la cara para tornarse tan dramáticas como la vida que algunas canciones, letras y diálogos logran en los encuentros de la pasión enrojecida.

Suscribirse a RSS - espejo