borges

Imagen tomada de Pixabay

Todos, en gran medida, llevamos siempre en el pecho a un niño. Esto porque la infancia es el momento donde iniciamos a plantar la identidad a través de lo que experimentamos y a pesar de desarrollarnos y cambiar en los años futuros, hay raíces que nunca mueren. Y por ello, si se busca en toda la selva de nuestra memoria, la mayoría de árboles son niños, momentos que sembramos y que sus frutos nos recuerdan constantemente el paso del tiempo.

Suscribirse a RSS - borges