¡Vivos los queremos!

Mientras en Cartagena se firma el acuerdo de paz, en Ciudad de México se marcha para decirle al mundo que aún nos faltan 43.

Discurso de posesión presidencial de un insecto

Por esas y otras razones, ¡vamos! Diga

conmigo: “¡Me devuelvo a Colombia! ¡Vivo en Sudamérica!”

Abajo en el Río

Autor:

Pero mis queridos lectores, ustedes saben cómo es el amor, uno jamás se da por vencido...

Terquedad

Lo bueno

es que cada vez

fracasamos menos.

No soy, voy siendo (Poesía)

Que a punta de sonrisas y de ojos más humanos/ procuro hacer la vida un poco llevadera.

Un turista en mi ciudad

Morboseamos cada segundo el más mínimo recuerdo de la mujer que nos hizo sentir hombres...

Una tarde soleada

La mano de Dios, piensa el viejo, la justicia existe, de qué manera saltaste y le ganaste al grandote de Peter Shilton.

Entierro

Soy una pregunta permanente

el dolor del filo sobre la sangre coagulada

Charco, barro, charco

Papá no llora, Martha grita. Corre, corre. Charco, barro, charco, empujón. «Apúrele, pedazo de marica, que nos van a pillar».

Bocetos

A las pocas horas el hombre de dudosa reputación acaba con la vida del hombre que creía en la suerte y consigue canjear el billete y la moneda por un cigarrillo que alimentará su cáncer.

Páginas