Tres poemas de Yuly Fernanda Kopp

Nada

Y es que en el camino 

encuentras dulces melodías,

y estruendos matinales.

Recuerdos infinitos

llenan el aire de la tarde,

Luz, sombra, capullo, mariposa…

Envueltos en seda hilos de araña

Se teje una trampa para los besos que se escapan…

Luz, sombra, capullo, mariposa

Muerte de un sentimiento

Entre las manos rotas…

Capullo, mariposa…

Nada simplemente nada. 

 

Es obvio…

Tanta mansedumbre en la mirada

marca el alma con heridas silenciadas,

Con llamadas perdidas en la soledad

Y mensajes no vistos en el tablero…

Tanta soledad es llevada al estómago,

Mata  mariposas, entierra los capullos

Deja en su lugar un helado vacío…

Es obvio… los hilos de seda no se rompen

Las mariposas renacen…

 

Como la luna

Y te fuiste…

te fuiste así, con una sonrisa radiante en los labios,

la paz llenaba todo tu ser y caminaste hacia la eternidad,

te fuiste en silencio… te me escapaste de las manos, te fuiste así con tu mirada fija en la mía susurrando en silencio un te amo.

Y te quedaste…

te quedaste en un pequeño hilo de plata en mi frente,

te quedaste para siempre en mi, así blanca y plateada como la luna.

 

Sobre la autora Yuly Fernanda Kopp (Bogotá 1978) Escritora nacida en Bogotá, amante de la poesía y la literatura. Docente de larga trayectoria convencida de que la locura habita el alma de quienes aún permanecemos en pie y de que todo lo que nos rodea es pura poesía.

 

Sección: