La música, un recurso en la enseñanza y en el desarrollo de gran utilidad

Imagen tomada de Pixabay

A lo largo de lo que ha devenido a la educación y a los diferentes enfoques que ha poseído en la historia, se ha caracterizado por hacer un énfasis en privilegiar el conocimiento adquirido por medio de la memoria y una constante repetición de la información. Esto es así expuesto por Fernando Sábato (1978), donde muestra cómo los métodos tradicionales que existen en la educación en América Latina no están teniendo un desarrollo significativo. Los estudiantes que poseen una retención de la información más audaz, son catalogados como personas inteligentes. Aquellos que, por el contrario, no posean dicha habilidad, estarán destinados a ser señalados como “tontos” por un sistema educativo que no cumple con los objetivos que provee la educación actual, la cual está orientada al desarrollo íntegro de personas que estén capacitadas para vivir en sociedad de un modo crítico y como ciudadanos de bien, aportando un avance en su vida y en la sociedad en general.

Por ello, es imprescindible pensar, analizar e idear de qué modo, hoy por hoy, es posible recrear e implementar métodos que busquen una enseñanza y un aprendizaje óptimo en el estudiante, donde pueda elevar sus capacidades y así cumplir con ese objetivo. La música es un concepto el cual la educación no abarca mucho, siendo muy poco el uso y la importancia que merece, padeciendo un desconocimiento sobre lo que podría representar en la educación y en el desarrollo de cada estudiante. Es por ello que, bajo ese análisis, se llega a aspectos que brinden una idea de cómo la música puede ser replanteada como un recurso, aportando al crecimiento de los estudiantes en distintos ámbitos educativos como en la adquisición de una lengua, los procesos matemáticos y en la vida.

La Música

¿Qué es la música? La música en sí posee una gran cantidad de autores a lo largo de la historia en busca de una definición precisa, donde pueda abarcar aquellos aspectos que han definido al ser humano a través del tiempo.

Crear música o interpretarla no consiste meramente en seleccionar posibilidades dentro de un conjunto de alternativas, de acuerdo a decisiones orientadas según los objetivos de los músicos. Consiste también en un conjunto de procesos generativos complejos en los cuales convergen estructuras racionales y simbólicas, intuitivas y afectivas, mediante comportamientos y pautas culturales compartidas socialmente. (Vicuña, 1981, p.54)

De acuerdo a esto, es posible comprender que la música representa una variedad de procesos complejos, donde se encuentran inmersas habilidades cognitivas, afectivas y sociales. La música refuerza estas habilidades, por medio de una práctica y un desarrollo de las mismas, para poder lograr un objetivo musical. El ser humano hace uso de ellas constantemente en su vida, en menor o a gran escala, pero necesitando de ellas para desempeñar un acción o una tarea en específico. Por tanto, es posible definir la manera como la música influye en el ser humano mejorando sus capacidades y los procesos que se llevan a cabo, evidenciando de manera clara la relación que existe.

La Música y la Educación

La música en la educación puede representar un papel importante en el modo de impartir las clases. Posibilita una serie de procesos en los niños generando un estímulo significativo, ejecutando así sonidos, ritmos, sentimientos y emociones que sirven como base para impartir determinado tipo de conocimiento (Vázquez, Larrañaga, Gallardo, Blanco, 2010). De acuerdo a esto, en el artículo investigativo La Música como herramienta interdisciplinar: un análisis cuantitativo en el aula de Lengua Extranjera de Primaria de Santiago Pérez, Esther Leganés (2012), se habla de cómo la música activa aspectos en lo que concierne a la imaginación y a la creatividad, los cuales influyen en los procesos cognitivos como percepción, atención, memoria, inteligencia, pensamiento y lenguaje.

Es así que, por medio de la música, es posible realizar una serie de actividades didácticas que permitan un desarrollo eficiente en la adquisición de una primera lengua o de una lengua extranjera. La música, al estar ligada a aspectos culturales, juega un papel entretenido y dinámico en el aprendizaje de la cultura de una determinada lengua, dotando a quien la escucha de una idea fácil de adoptar y que forme parte de sí. El vocabulario, la gramática y la pronunciación, se ven favorecidos al estar relacionados con la música, ya que los niños se sienten cómodos y atraídos por repetir aquello que en las melodías musicales se imparte. Esto se evidencia al entonar en repetidas ocasiones retahílas, poemas y videos musicales (Vázquez et al. 2010).

Los análisis matemáticos, por su parte, se desarrollan por medio de la música debido a los procesos de razonamiento que se han de llevar a cabo para poderlos comprender desde los diferentes tipos de pensamiento abstracto que poseen; y a su vez, el aprendizaje de un instrumento promueve un desarrollo lógico de los conceptos musicales. En la música existen unas notas, las cuales, de un modo didáctico, es posible relacionarlas con fracciones, donde se busca que el estudiante comprenda la relación que poseen una y otra. Del mismo modo pasa con un concepto musical denominado compás, el cual es el que marca el ritmo musical en un determinado tiempo lógico, donde por medio de fracciones se puede relacionar empleando suma y resta (Liern, 2011). Es necesario aclarar que, primordialmente, se busca el interés del niño, sin sobrepasar ninguno de los métodos hasta exacerbar y generar un conflicto, como a su vez, un efecto contrario de lo que se busca en torno a la educación.

La Música y la Hiperactividad

Como último aspecto, se encuentra la hiperactividad y la influencia que posee por parte de la música.  La música y todo por cuanto ella es, según Alonso y Bermell (2008),  permite moldear el ambiente del aula de clases para favorecer la atención en el niño, sintiendo así una motivación y una recepción por lo que le rodea; además, refuerza el vínculo entre compañeros de clase como en los docentes implicados. También estos autores presentan algunas dificultades generales donde el docente, por medio de la música, puede identificar en el aula y dar paso a mejoras y soluciones respecto a “… dificultades de escritura y coordinación; dificultades perceptivo-espaciales; dificultad para seguir instrucciones y mantener la motivación; bajo autoestima; sentimientos depresivos; necesidad de llamar la atención; dependencia de la aprobación de los adultos; dificultad en las relaciones sociales, etc.” (Alonso y Bermell. 2008, p.85).

Se concluye así lo esencial de la música en el ámbito educativo como un recurso de gran importancia, donde refuerza las habilidades que se emplean diariamente tanto en la escuela como en la vida, motivando a cuestionar seriamente el significado que se tiene de ella y a implementar mejoras en pro de estas dos dimensiones humanas.

Referencias Bibliográficas

Aldeguer, S. P., & Lavall, E. N. L. (2012). La Música como herramienta interdisciplinar: un análisis cuantitativo en el aula de Lengua Extranjera de Primaria. Revista de Investigación en Educación10(1), 127-143.

Alonso, V., & Bermell, M. ª. A. (2008). La música como instrumento de evaluación con niños hiperactivos. Boletín de psicología93, 79-97.

Bernal Vázquez, J., Epelde Larrañaga, A., Gallardo Vigil, M. Á., & Rodríguez Blanco, Á. (2010). La Música en la enseñanza–aprendizaje del inglés.

Casas, M. V. (2001). ¿Por qué los niños deben aprender música? Colombia médica32(4).

Liern, V. (2011). Música y Matemáticas en educación primaria. Suma66, 107-112.

Sábato, E. (1978). Ensayo sobre la educación en América Latina. Buenos Aires, Argentina.

Vicuña, M. E. G. (1981). Antropología de la música: nuevas orientaciones y aportes teóricos en la investigación musical. Revista musical chilena35(153), 52-74.