La homonormatividad y la discriminación LGBTI+

Imagen tomada de Pixabay

Es inconcebible la idea de que una minoría que se enfrenta constantemente al rechazo, hostilidad, exclusión, y sobre todo discriminación, presente dentro de ella misma este tipo de violencia mencionada anteriormente. Esto es lo que viven día a día miles de personas que pertenecen a la comunidad LGBTI+ por el simple hecho de tener aptitudes o una ideología diferente a las establecidas. Aquí es donde se pone en juego aspectos como la lógica y la racionalidad, ya que no es cuestionable el hecho de que dentro de una comunidad que es violentada constantemente exista aversión, lo cual va en contra de todos los principios que esta defiende, reflejando así, que dentro de la comunidad LGBTI+, también existe la discriminación.

Hablar de la comunidad LGBTI+ ha sido un tema polémico desde hace mucho tiempo. La constante lucha que acarrea esta minoría los ha llevado a conseguir grandes logros tanto jurídicos como sociales en cuanto a inclusión, respeto y distinción de sus valores y derechos. Ésta alzó su voz por primera vez el 28 de junio de 1969 donde se produjo un acontecimiento que marcó la historia e impulsó los movimientos de la diversidad sexual, dando paso a una comunidad donde las personas con una orientación sexual diferente se sintieran seguras y acogidas, todos unidos por la lucha de igualdad de derechos, en pro de la tolerancia y en contra de la discriminación y la violencia homofóbica. Pero no todo es color de rosa dentro de la comunidad; para poder entender mejor la problemática que se presenta, hay que tener en claro el concepto de endodiscriminación, el cual se entiende como la exclusión o aversión hacia una persona que pertenece a nuestro propio grupo o círculo social.

 Dentro de la minoría hay diferentes grupos que componen este movimiento. El informe sobre diversidad sexual expuesto por la ONU reconoce, por el acrónimo LGBTI, cinco tipos de identidad de género, entre estos se encuentran los gays y lesbianas los cuales son de bastante renombre en la sociedad, pero también está conformado por las personas bisexuales, las personas Trans (transgénero, transexual y travesti) y las personas intersexuales. Sin embargo, es importante recalcar que al momento de hablar de diversidad hay que tomar en cuenta las variadas identidades de género ya que, aunque no tengan igual reconocimiento, están presentes y son unas de las más afectadas por la discriminación.

Los miembros del grupo segregan a sus propios compañeros.

La heteronormatividad trasciende a la comunidad LGBTI y genera ciertos lineamientos con base en las normas de roles y géneros que controlan la conducta que debe tener una persona; debido a esto, se genera la homonormatividad, en donde se replican las ideas estereotipadas de los heterosexuales y causa que la minoría funcione de una sola manera con ciertas reglas, las cuales son adoptadas por las personas dentro del colectivo. Para sustentar esto, la abogada e investigadora en temas de género Nora Picasso, a partir de las experiencias que vivió trabajando en la cárcel Modelo de Bucaramanga, afirma que las personas homosexuales (en este caso personas Trans) soportan una fuerte discriminación y rechazo por no seguir los patrones de conducta, además de ser víctimas de presión social; la homonormatividad se releja en la vida diaria de cada una de las personas pertenecientes al colectivo, las redes sociales reflejan los estereotipos y generan discriminación hacia las personas que no cumplen con las expectativas.

Los variados factores sociales generan estigmas dentro de la comunidad y son el principal factor para que se dé la discriminación.

El periódico El Tiempo, en su artículo titulado LGBT viven la discriminación entre ellos mismos, publicado en 2010, expone que el 63% de los gays rechazan a otros gays y de estos, un 32% no soporta actitudes afeminadas y mucho menos que otros hombres homosexuales se vistan de mujer. El aspecto físico, la condición social y económica, la raza, la descendencia y la forma de actuar o expresarse, son aquellos factores que generan ciertas etiquetas y estereotipos, los cuales, dentro de la comunidad, son el principal factor para que se dé la discriminación. Por lo tanto, se puede decir que mientras algunas personas LGBT buscan desmarcarse del control y los estigmas impuestos por la sociedad, permitiéndose mayor libertad para expresar su género a la hora de vestirse, hablar, peinarse o comportarse, otras tantas se sienten con el poder para criticar y hacer señalamientos o burlas hacia los anteriormente mencionados. Teniendo claro todo esto, se manifiesta que la problemática a la que se enfrenta la comunidad es una cuestión basada en ideologías sin fundamento o argumento alguno, la cual genera cuestionamientos, ya que, mientras algunos miembros reclaman igualdad y respeto hacia los derechos fundamentales, otros que también hacen parte de esta minoría, se disponen a discriminar a sus semejantes.

El hecho de formar parte de la comunidad no significa que una persona sea incluyente

Después de un tiempo dentro de la comunidad, se ha venido evidenciando cierto tipo de comportamientos indeseados y discriminatorios por parte de algunos de sus miembros, señalando que tener una determinada orientación sexual o identidad de género, o, en este caso, pertenecer a una minoría, no salva a una persona de excluir a las demás. La orientación sexual no debería influir en la opinión que una persona tiene sobre otra. En Colombia, según la constitución política, el libre desarrollo de la personalidad es un derecho humano fundamental que defiende la libertad sin distinción y apoya a la no discriminación por cuestiones como la orientación sexual o identidad de género de una persona. Debido a las normas que se crean en la sociedad, sigue habiendo “barreras” que impiden aceptar tendencias de género diferentes a las tradicionales, lo cual hace que una persona sea excluyente. Los seres humanos siempre le han tenido miedo a todo aquello que es diferente a ellos, o a las cosas que no comprenden; pero cuando ese miedo se combina con odio, entran las fobias.

Para concluir, se puede decir que la falta de atención que se le está dando a este problema es reflejo del desconocimiento del mismo. Lo más alarmante de todo, es que la endodiscriminacion se evidencia y se vive en el día a día dentro de la comunidad LGBTIQ+. Este es un problema en donde se debe tomar partido, ya que si la situación continúa de esta manera, se estará normalizando ante los miembros de la minoría, lo cual genera consecuencias negativas que conllevan a que la discriminación y la desigualdad sigan presentes.

 

Referencias Bibliográficas:

Periódico El tiempo, (2010) LGBT viven la discriminación entre ellos mismos, recuperado de: https://www.elespectador.com/opinion/demografia-lgbt-columna-729601

 Peraza M, (2012) La endodiscriminacion LGBTI, recuperado de http://decualescolumnas.blogspot.com/2012/05/la-endodiscriminacion-lgbti.html

Puggelli A, (2017) Gays contra gays se llama endodiscriminación, recuperado de: https://blogs.20minutos.es/1-de-cada-10/2017/11/22/endodiscriminacion/

Perilla Suárez J. (2019) ¿Hay discriminación entre las personas LGBT? (Pódcast), Periódico El espectador. recuperado de: https://www.elespectador.com/sin-closet/hay-discriminacion-entre-las-personas-lgbt-podcast