Eres, poema de Diego Higuera

Imagen tomada de Pixabay

Eres

Eres el amor

que se desgaja lento,

 el sueño de un hombre solo,

Su mitad en fuga,

el pañuelo que se agita,

el adiós irremediable.

Ocasión de lágrimas inútiles,

reverberos de luz en noche cerrada,

eres pesada ausencia.

Ahora que te marchas,

con tus pies de arena,

llevas a cuestas

mi cadáver descompuesto;

tíralo en una fosa

para que de ella manen gusanos…

Ya se hará cargo de mí la lluvia,

que absuelve a los muertos.

Te vas en silencio

Ahora finalmente,

Tristemente,

en silencio te retiras,

abandonas el bote,

te lanzas al mar

en busca de otra isla desierta.

Y te veo partir

como una nube ligera,

lejos, muy lejos.

Haces el equipaje y no dices nada,

Y yo no digo nada…

¿Qué decir?

Ahora que te vas

Te siento extraña,

Lejana, cortante y fría,

emisaria de otras constelaciones.

Tú, qué significa esa palabra,

¡Las palabras!

Al final sólo somos palabras,

pretextos para la poesía.

Eres la presencia en el viento,

La música en sordina,

Los rumores del bosque,

El gluglutear de la cascada.

Eres… ¡Eras!

 

 

Sección: