El desierto sigue creciendo

Imagen tomada de Pixabay

EL DESIERTO SIGUE CRECIENDO

Cuando menos eres árida, desierto

Seca cal de huesos amarillos,

Secas rocas de gris apagado.

Cuando te animas,   me atestas con manos de púas,

Nubes ácidas, lluvias pegajosas,

Cachetadas de escupitajos

*

Cuando cansada me das la espalda

Con tus males en otros me celas, me tientas,

Me repites en ellos

Desiertos rojos y altos; un salar

Cuando te empeñas voluntariosa

Me reduces a un lunar tuyo,

Tal vez una verruga

Me miras: te asqueas

Me asqueo

Luego me miras: te burlas

Yo me burlo y me apeno.

*

Cuando alegre, piadosa, concedes jugar conmigo,

Algunos oasis secuencias, intercalas

De pasado,

A futuro,

Al pasado corro y se esfuma,

Al futuro nunca llego.

 

 

Sección: