El derecho a no ser adoptados

Llega el “Referendo para prohibir la adopción gay” al congreso de un país que tiene el 98.5% de sus niños huérfanos sin adoptar y un déficit del 90% de adoptantes. Hoy solo 8.000 de los 80.000 niños que se tiene el ICBF listos para adoptar están atrapados en un laberinto jurídico.

Para complicar la situación de estos niños, la senadora del “Partido Liberal” Viviane Morales, quien resultó más “goda” que el Procurador, decide emprender una campaña en contra de los niños o cualquier minoría y así evitar que tengan una familia que no cumpla los estándares “judeocristianos”. Porque esto no se trata de los derechos LGTBI, ellos tienen diferentes alternativas para tener familias, desde la renta de vientres maternos hasta la inseminación artificial, lo cual garantizara su derecho a tener familia.

Lo de la congresista se trata de crear una ley que discrimine a una minoría (los niños huérfanos). En el momento que la corte constitucional permita que un referendo vulnere los derechos de una minoría vía referendo, lo va a permitir en todas las minorías. Mientras la senadora promueve la campaña #SigoFirmePorPapaYMama con un referendo, olvida que con esas 1.700 firmas puede tratar temas más graves como la ley 100.

Por último, es cuestión de tiempo antes de que nuestros países aprueben la adopción LGTBI, lo único que hace la Senadora es desviarnos un par de años del camino; y, amenos que nos convirtamos en una sociedad Islámica, esa ley no durará más de 20 años.