Días de poco sol y otros poemas de Rodrigo Barrionuevo

Tomado de Pixabay

DÍAS DE POCO SOL

Tu silueta dibujada por un río de luz,

opaca los libros que llevo leyendo sobre el amor

hace un tiempo 

desde que nada pasa.

Como si no necesitara de ellos para entenderte.

Como si solo necesitara extrañarte para sentirte.

 

Re PARECER 

Sé que reviví,

tengo una constelación dibujada sobre mi piel; 

y

ahora divago entre caminos asfaltados,

guiado por mi signo.

Sé que aparecí,

donde menos esperabas encontrar sentido

a las palpitaciones.

Terminé siguiendo las luces que encendiste 

para reaparecer en tu juego.

 

EL ÚLTIMO ROMÁNTICO

Confieso sin descaro. Ser el último romántico,

no tengo identidad, ni lujo, ni conocimiento.

Solo un ser metafísico 

que cree,

que siente 

y que hace tangible los recuerdos mediante letras.

Soy un romántico porque mi realidad es un sueño.

 

NIÑO ARTISTA

Calma absoluta cuando el alma absuelta de brutas banalidades

disfruta de lo que gusta y no le asusta erra ni ser errante, seguir igual o ser cambiante. Mientras tenga fija la raíz echa tanta rama como quieras.

 

IMPULSO IRÓNICO

"Ayer querías cruzar la puerta,

ahora estás en el umbral    sin dar un paso.

pensando en llevarte los recuerdos,

y dejándome promesas.

Como si costaran las promesas

tanto como la ausencia."

Entonces no cruzó la puerta

 y dejó salir mi alma de sus labios

"adiós".

 

LATE COMO PIENSA, A DESTIEMPO Y AGITADO

Nos dormimos sobre nubes, enroscados y cubiertos de sábanas de miel. Necesito voltear. Respirar. 

Mirar el pequeño pedazo de cielo que podía entrar en ese momento es porque no solo se está pensando con la cabeza. Pensando sobre que nosotros somos un bonito recuerdo y nunca te lo dije; ni mirándote a esos ojos chinos. Que me atrapan y nada más.

Un recuerdo donde fuimos parte del amor hasta salirnos del tiempo, de esta incluso, que no sabemos lo que dura pero tenemos poco para vivirlo antes de que sea un recuerdo. 

¡Ay bonita! ¿por qué me haces esto? A caso ya escuchabas los gritos atrapados por un nudo que atrapa mi voz y me infla el pecho como un globo por estallar.

 

Sección: