¿Las Farc al Congreso? ¡Mamola!

Author(s): 
La firma del acuerdo no nos convierte de la noche a la mañana en una nación con todos sus problemas resueltos.

Fotografía de: www.telesurtv.net

Por: Farouk Caballero/@faroukcaballero

Hoy es la pedagogía con los insurgentes, mañana serán las campañas electorales por todo el país y de ahí saldrán las curules al Congreso, esa es la paz de Santos. Pero, ¿qué de malo tiene que se callen los fusiles y griten los votos?

Muchas voces se alzaron en contra de la inminente creación de un partido político que tenga en su núcleo los ideales de las Farc. Colombianos de distintos colores políticos aprovecharon la cercanía de semana santa y rasgaron sus vestiduras. Muchos vociferaron en redes sociales y pidieron la crucifixión actual: la pena máxima para esos asesinos terroristas que tanta sangre le han costado a la patria. “Mamola” fue una respuesta típica que mostró la desaprobación de los dolientes cuando se enteraron de que posiblemente las Farc llegarán al “honorable” Congreso.

La avalancha de imágenes horrorosas, de las masacres perpetradas por las Farc, hace que algunos colombianos le nieguen la posibilidad política a este grupo armado; pero, ¿por qué no lo han hecho con los partidos tradicionales, que han causado igual o más dolor? Sólo con un llano interés pedagógico, quiero recordar que el corte de franela o el corte de corbata, que se instauraron dejando asesinatos a diestra y siniestra, fueron prácticas atroces de liberales y conservadores, y no por eso se les ha negado la vía política.

¿Acaso cercenar penes y ponerlos como tabacos sobre las bocas de los enemigos políticos, violar mujeres, abrir vientres para desmembrar algún bebé y cocer las entrañas de las madres, aún vivas, para dejarles gatos y ratas dentro, no son hechos suficientes para que los liberales y los conservadores sean crucificados para siempre? Esto no es ficción, este es nuestro pasado y de él hemos salido promoviendo la paz y acorralando a la guerra ¿Acaso terminar con ese horror no es lo que puede obtener la paz de Santos?

Recuerden, respetados conservadores, que ustedes promovieron las masacres de liberales en comunión con la sotana, afirmando que el liberalismo era pecado, como lo inmortalizó el horrendo San Ezequiel Moreno, quien murió en olor a santidad y sangre. Pero ocurre igual con ustedes, estimados liberales, que con el mandato de Enrique Olaya Herrera masacraron conservadores como política pública y arrasaron con cientos de miles de campesinos, sobre todo en los departamentos de Antioquia, Boyacá y Cundinamarca.

Si algún partido tradicional tiene la desfachatez de alegar el asesinato de colombianos como impedimento para formar un partido político, le recomiendo que mire su historia antes de lanzar reclamos. Además, los partidos políticos que se crearon a partir de la era Uribe Vélez, y que estuvieron conectados con el paramilitarismo, mucho menos pueden alegar transparencia, pues hasta hace muy poco el perfil de la mayoría de congresistas contemplaba un prontuario delictivo importante o investigaciones en curso por masacres, corrupción o algún delito grave.   

En cuanto a los escasos senadores y representantes a la Cámara que no tienen investigaciones en curso, les pido que sean serios, pues no hay calificativo más inapropiado en el país, que el “honorable” que sin mérito alguno ostenta el Congreso. El repudio nacional ante los mal denominados padres de la patria no es gratuito: es el cúmulo de cansancio que el pueblo tiene con sus dirigentes nefastos.

También está el tema de las fuerzas militares, que son algunos valientes que defienden nuestra soberanía. No aquellos que asesinan a campesinos. No aquellos que torturan. No los violadores, no los que fueron cómplices de la ayuda norteamericana para violar campesinas. No los asesinos de civiles que secuestraron y mataron cientos de ciudadanos colombianos por presiones del gobierno Uribe, quien pensó que una guerra de décadas se ganaba contando cadáveres. No los que se aliaron con los paramilitares para asesinar campesinos, no los que protegían el perímetro para que los paramilitares masacraran al pueblo, como en El Salado, por nombrar sólo un caso. No: esos no son valientes defensores de la patria. Sin embargo, con esa historia que prueba de forma irrefutable los horrores del ejército y la policía, es imposible afirmar que todos los policías y soldados colombianos son asesinos, violadores, bandoleros y criminales. Y si no lo hacemos con ellos, ¿por qué sí lo hacemos con las Farc? Hay que permitir que la justicia actúe, y si esta considera que algunos miembros de las Farc son aptos para ser candidatos al Congreso, eso deben ser, pero no invitándolos a deponer las armas para masacrarlos como se hizo de forma aberrante con la Unión Patriótica, que demostró el trato que el establecimiento colombiano le da a aquellos que piensan diferente y que deciden que el camino no es el plomo, sino el voto. Si la guerra se da en la urnas, todos los votantes podemos derrotar a las Farc o respetar su victoria, el anhelo es que sea un combate con las armas de la democracia.    

Y el pueblo, el doliente pueblo ha cometido errores garrafales, ha elegido por muchos motivos, como presiones y desinformación, a asesinos, paramilitares, a ladrones y demás politiqueros que hacen de la dignidad campesina una historia de comarca; que son padres de una patria que se fecunda con corrupción, con saqueos, con muerte por sed, con abandono y con presión estatal cuando existe algún reclamo. No es disculpa, todos tenemos de una u otra forma nuestro pedazo de culpa en este panorama de sangre y muerte, pero es momento de que todos tengamos nuestro aporte en la era del pos acuerdo.

La firma del acuerdo no nos convierte de la noche a la mañana en una nación con todos sus problemas resueltos. La firma no nos hace la Suiza suramericana. La firma del acuerdo es el paso principal para vivir en paz, pero los conflictos nos acompañarán siempre, así que quedan décadas de esfuerzos para silenciar los fusiles definitivamente. Por lo tanto, a todos aquellos que se oponen al acuerdo de paz, propongo decirles: ¡Mamola!

Comentarios

Muy buenos argumentos presenta el texto. 

Muchos se encuentran en la dispusta entre el acuerdo de paz es positivo o negativo para la nacion, pero no se han cuestionado situciones pasadas donde el gobierno atra vez de los partidos liberales y consevadores son actores principales de las multiples masacres que ha sufrido el pais, el pueblo esta cansado de la mala gobernacion, aun asi olvidamos la importancia de la democracia y que aun nostros tenemos el poder de elegir, el acuerdo de paz es un paso para que todos entendamos que la violencia no es la solucion y la posibilidad de ser mas civilizados a pesar de los difrentes puntos de vista.

El Gobierno y las Farc mas allá de adelantar un proceso enmarcado en un ámbito mediático y político donde se enfrentan opiniones en pro y en contra por intereses ajenos a los de la paz, adelantan un proceso que podría cambiar la historia de nuestro país por eso debemos apostar  y creer en que se puede llevar a cabo. Considero que los diálogos en la Habana pasaran a la posteridad se firme o no la paz como el intento mas relevante de la historia actual de nuestra Nación de terminar un conflicto armado con una guerrilla que nos ha desangrado durante tantos años. Este proceso no  justifica el accionar de la Farc con los delitos y atrocidades que las grandes esferas del poder de este país han cometido pero si abre  la posibilidad que este grupo tenga participación activa si deponen las armas y se ponen a disposición de la sociedad por medio de un camino democrático para llegar al poder. Pero antes que esto suceda, conjuntamente el Estado y la sociedad deben buscar vías de acción que eviten la impunidad de los actores de la guerra y rediman los derechos de las víctimas que son directamente los afectados pues fueron ellos los que perdieron sus hogares, tierras y seres amados por un conflicto absurdo. Debemos entender que todo proceso de paz en el mundo es controversial en la medida del sufrimiento y dolor que  ha causado su conflicto pero precisamente esto es lo que hace importante erradicarlo y aunque bien hay sacrificios enormes que tenemos que asumir quizás es la única manera de darle un fin para crecer como sociedad. Por eso nuestro deber como Colombianos  es dejar a un lado nuestro color político, nuestras diferencias   para poder llegar  a un cambio radical en harás a el progreso, en harás a esa anhelada paz que todos en el fondo queremos.

Este texto interviene en la situacion actual de nuestro pais, en cuanto al acuerdo de paz, nos lleva a reflexionar sobre los altos mandos que gobiernan en este momento que son similares a lo que pretende el acuerdo  incluyendo a las farc, es un texto que realmente nos hace reflexionar en el caso de ser opositores del proceso ya que con argumentos solidos nos muestra la otra cara de la moneda no debemos de tomar decisiones apresuradas sin conocer los aspectos completamente.

el texto de alguna manera despierta nuestra fe en el proceso exponiendo diferentes razones como que està es la solucion mas censata ya que solo se podra tener tranquilidad en un pais sin armas. 

Realmente siempre nos van a mantener al margen de esta situación, primero porque somos solamente un proletariado que mucho habla y poco hace, y segundo simplemente aunque muchos digamos que no, siempre solemos agachar la cabeza ante cualquier situación que nos presente el gobierno, siempre se tratara de vender la imagen de "la paz de santos" como una posible solución ante cualquier problema, no es para ninguno sorpresa que las FARC nos quiera mantener bajo una presión y temor, que simplemente el llegar a un acuerdo es una pérdida de tiempo, y creo al parecer el 80% de los colombianos (y me considero parte de ello), somos los únicos que  nos damos cuenta que los acuerdos son no más que un disfraz para mantener un gobierno limpio y para así poder decir, nuestro "valioso" presidente si está logrando un cambio, considero que en parte si es cierto lo que Caballero dice, pero ¿a qué precio se debería llegar al acuerdo de paz?,  Sí, es cierto que es un proceso demorado para poder callar fusiles, pero en ese proceso pueda que un mal gobierno nos “joda” toda nuestra nación y hay que ser realistas, el gobierno de Santos nos está mandando al carajo con tanta basura, en todo el proceso en que se empezaron los diálogos de paz no hay ni un mes que se deje pasar para poder decir, si, hay resultados que nos  motiven a seguir con este proceso, inclusive aun si el representante de estas nos dicen que el desarme será un largo proceso, y aún más si ellos dicen que no pueden mantener el paso al Estado colombiano ni poder cumplir los caprichos, estos dos años de diálogos no han sido ni siquiera el comienzo.

http://www.semana.com/nacion/articulo/proceso-de-paz-dos-anos-contando/4...

Lizeth Acero (902161019)

Grupo 53

 

En efecto la paz es algo que se necesita para concretar el avance social del país, lastimosamente hay muchas personas con doble moral o que por ignorancia frente a algunos temas están en desacuerdo con el proceso, el Sr. Caballero  respalda con excelentes argumentos cómo varios partidos políticos han cometido crímenes en pro a sus beneficios y no por eso les han impedido ocupar sus lugares como gobernantes o líderes del país; en ese orden ideas no se puede comparar la ley que se le aplica a un enemigo del estado con alguien que cumple con funciones del estado, debido a que uno es un delincuente que se escuda con los derechos humanos y humanitarios, mientras que el otro debe siempre cumplir las normas que busca cuidar, el conflicto no va a terminar con lo que dicta la mera moral, sin embargo al analizar el contexto malinterpretado de la guerra civil que pasa casi que invisible ante nuestros ojos (como ciudadanos capitalinos alejados de la verdadera naturaleza de dicha guerra), los militantes de las FARC si pagaran por sus crímenes, aunque serán absueltos de algunos delitos políticos, aquí solo resta esperar la veracidad de lo que se está negociando en la Habana.

Las FARC podría llegar a ser un movimiento político sin ningún tapujo o impedimento, acaso el pueblo no se ha dado cuenta que todos los partidos políticos que están en el congreso también han sido originarios  de la violencia que aqueja a nuestro país. Este texto es una forma clara, concisa y sin tanto rodeo de demostrar que somos tan culpables como los representantes que están al poder, por esto es la importancia de saber a quién le vamos a dar nuestro voto de confianza y compromiso con nuestro país, en resumidas cuentas aprendamos a hacer valido nuestro derecho al voto y votemos bien, no solo por ideas políticas y de avance sino también por personas que cumplan con su palabra y tengan un plan de gobierno coherente y que se pueda cumplir. Esta responsabilidad de elegir bien o no, no se lo dejo del todo al pueblo también a la desinformación o información que como gobierno no quiere que se lleve a la luz, debemos quitarnos la venda de los ojos, miremos más allá, debemos salir del confort en el que nos encontramos y saber que si hay solución tal vez no inmediata pero si podemos cambiar la guerra vivida en un largo pero merecido plazo.

El autor del texto nos presenta como los opositores del acuerdo de paz ponen en juicio todas las aborrocidades que ha hecho las farc pero no todas las que ha hecho el gobierno tambien; el gobierno nuestros "honorables congresistas" en donde en diferentes epocas nos han demostrado que pueden ser tan macabros y cruciales como las farc ... entonces por que juzgar a unos y a otros no ... asi como no todos en el congreso y en el ejercito nacional son malos asi tambien pasa con las farc y me parece una postura bastante interesante ya que nos muestra como la ignorancia de una democracia nos esta llevando a no conseguir nunca la tranquilidad en el pais .... sin dejar atras que los conflictos nunca acabaran ....

  1. Este texto realiza una comparación desde los conservadores y liberales hasta en día de hoy sin  favorecer a nadie, así nos da conocer como Colombia ha sufrido violencia con asesinatos a sangre y fuego por los partidos tradicionales y no únicamente por las farc

asimismo muestra que al congreso colombiano han llegado personas sin ninguna calidad moral que nosotros como electores nos hemos equivocado al hacer que ellos nos representen por lo tanto la guerra debe darse en las urnas con unas votaciones claras que deben respetarse sin importar su resultado debido a que la firma de la paz no terminaría la guerra interna de nuestro país si no que empezaríamos una etapa de posconflicto que aún es más difícil que el acuerdo de paz ya que en Colombia no se puede permitir que con las farc pase lo mismo que con el partido político unión patriótica que fue exterminada por el hecho de pensar distinto.

Las víctimas de las Farc dicen “Mamola” ante la posibilidad de que sus victimarios lleguen a la creación de un partido político. Sin embargo, no se están dando cuenta de que existen en el país partidos políticos que ya han sido elegidos y tienen igual o más relevancia que las Farc en la Guerra, que han causado igual o más daño que ellos. Estos partidos, han sido elegidos por el pueblo, un pueblo doliente que ha cometido errores garrafales, que ha elegido bajo presión y desinformación. Pero así como el pueblo tiene en parte culpa, también puede tener la solución a este problema  y esta solución es su aporte en la era del pos acuerdo. Vale la pena aclarar, que la firma del acuerdo es el paso principal para vivir en paz, pero no garantiza que en realidad esto vaya a pasar. Por lo tanto, es en este punto es donde se aplica la frase: “ Del dicho al hecho hay mucho trecho”.

Las víctimas de los actos de las FARC se oponen a que integrantes de este grupo pertenezcan a nuestro gobierno. Tanto las victimas directas como las indirectas (de algún modo todos somos víctimas) ya sea de las FARC o del gobierno, nos estamos fijando sólo en el actuar de uno de los bandos, las FARC, y estamos omitiendo el actuar de algunos los políticos de nuestro país que viene siendo igual o peor. No deberiamos generalizar basandonos en el actuar de un grupo como tal, hablando de las FARC y gobierno, así como hay personas buenas en nuestro gobierno también hay malas, lo mismo aplica para las FARC. Considerar que la paz de Santos es la solución al conflicto, es fantasear, el proceso de paz es simplemente el comienzo para minimizar el conflicto, que se sepa que se está haciendo algo por minimizarlo, pero, el conflicto es algo que no va a terminar jamás. Aun sabiendo lo malo que han hecho algunos integrantes de nuestro gobierno llegamos a elegir a estas personas para que ocupen un lugar en la política de nuestro país simplemente porque se concuerda en los ideales o porque creemos que van a mejorar la situación, ahora por qué no hacerlo con personas de las FARC. Parte de la solución, verlo como un aporte más, está en informarnos bien acerca de las personas que vamos a elegir para el gobierno del país y no desechar nuestro voto en personas que no van a cumplir su palabra.

Muchas voces en contra, abundante cantidad de críticas, y un excesivo interés en un tema que se ha convertido en polémica social.

Las Farc en el congreso, ¿Realmente importa? Vivimos en un país donde la doble moral es un papel clave en este proceso, un país sin memoria. Solo hace falta dar un vistazo al pasado para ver que no es la primera vez que grupos que forman parte del congreso actualmente cometieron errores fatales en el pasado. En realidad no importa si las Farc aspiran al congreso, al final la justicia ejercida por el voto se encargara de decidir. Lo que sí importa es el hecho de como las personas olvidan tan fácil el pasado, permitiendo que las ideologías políticas se descentralicen llegando a juzgar temas de los cuales no se tiene el conocimiento adecuado. 

 

 

"Si la guerra se da en la urnas, todos los votantes podemos derrotar a las Farc o respetar su victoria, el anhelo es que sea un combate con las armas de la democracia"   

Pero si usted mismo dice que el pueblo, el ignorante pueblo que no tiene educación, elige los mandatarios más corruptos, ¿cómo pretende dejar que voten por un tema que muchos ni saben que existe? El otro día en la calle le preguntaban a las personas que si sabían que habían diálogos en La Habana, un gran porcentaje de ciudadanos no lo sabían. Entonces, que esos mismo ciudadanos ignorantes que no tienen el mínimo interés por saber dónde están parados, elijan el destino de mi país, del país y mis hijos? No estoy de acuerdo, la democracia es un sistema que sirve si existe educación y si termina la corrupción, dos cosas que en este país no hay. 

El gobierno siempre nos ha vendido la imagen de que los culpables de la mayoria de los problemas del paìs son las FARC para poder en si esconder todas las corrupciones hechas dentro del mismo gobierno.  El señor Caballero en el artìculo argumenta como estos crimenes son cometidos pero los cuidadanos solo nos guiamos por lo que ellos dicen y siempre creerles cuando en realidad lo que hacen lo hacen con beneficio propio y no por el bien del pais.  Siempre se dice que hay que hacer un cambio para que la situaciòn en el paìs cambie pero al momento de elegir quien nos va a representar terminamos eligiendo a una person diferente pero con los mismos propòsitos que el anterior.  De esta manera nunca vamos a poder llegar a ver esa "paz" anhelada por todos.  El cambio y la concientizaciòn debe ser de todos y no solo quedarnos en lo que nos dicen los polìticos sabiendo que no se sabe quien es mas delicuente, ellos o las FARC.  Los dos comenten crimenes que le hacen mucho daño al paìs, las FARC se hacen notar cuando comenten estos crimenes; en cambio el gobierno no, todo lo hace a escondidas mostrando solo una cara de la moneda.  

El artículo escrito por Farouk Caballero es bastante bueno. Su redacción y estructura es destacable por ser precisa, corta y clara al transmitir el mensaje. A la hora de argumentar sus ideas y pensamientos lo hace de forma adecuada, además Caballero no desea apoyar una posición política; él solamente desea expresar una opinión de uno de los puntos del actual acuerdo de paz. También cita claros antecedentes historicos como base a su argumentación. Durante el artìculo se presenta un punto importante para éste actual proceso que está sucediendo en, principalmente, La Habana.

El articulo anterior nos expone la situación critica que vivimos actualmente en Colombia con los grupos guerrilleros, paramilitares, y el gobierno nacional, en mi opinión encontrar la paz es de todos, jamas se podrá llegar a conseguir la paz si todo el país no trabaja articuladamente por el mismo propósito, dejando atrás los intereses propios. En los últimos gobiernos hemos visto una gran deterioro de los procesos militares, una pésima administración política encontrándonos con una gran falta de sentido de pertenencia de la sociedad Colombiana al tomar medidas en la selección de los gobiernos que nos dirigen, puesto que al no reconocer nuestros errores como votantes y no tomar conciencia del gran poder que tenemos al ejercer el voto estamos dejando que personas que no merecen ese beneficio de dirigir al pueblo, sigan manipulando a su antojo ese poder llevando a la perdición a todo un país que ya esta en una gran crisis. Es hora de que todos nosotros despertemos y tomemos carta en este asusto,que es de todos.